sábado, 15 de junio de 2024

ARMONIA DE COLOR EN LANA

 El Arte Textil como medio de expresión sensorial


            Recientemente, me he encontrado cada vez más inclinada hacia el Arte Textil, su facilidad, su amplitud de materiales y la variedad de métodos aplicables para expresarse son algunas de las razones más obvias de esta nueva preferencia. El arte en cualquier modalidad nos permiten decir sin palabras o voces aquello que no sabemos vocalizar y nos da un refugio seguro donde expresar esas emociones difíciles de manejar.  Esta es mi propuesta artística, inspirada en la obra de Baljan Jaksylyk la cual usa la técnica de Nierika para elaborar su trabajo. 


        La Nierika es una técnica ancestral de los indígenas Wisarika (Huichol en español), un grupo étnico ubicado principalmente en el estado de Nayarit, además de los municipios de Mezquitic y Bolaños, al norte de Jalisco, México. El término nierika significa "don de ver". Encontrarán más sobre este tema en los siguientes enlaces: Huichol y Nierika

 

Este cuadro lleva el nombre de "Armonía de color en Lana";  

para su elaboración se emplearon:

 un bastidor de madera de 30X40 cm, 

una tela de base, 

lana de colores, 

botones y pegante.




miércoles, 12 de junio de 2024

EL DECÁLOGO DEL PERFECTO CUENTISTA

Lo que se debe saber antes de escribir un cuento...

    

Imágenes tomadas de Internet

    

        Este decálogo lo encontré en una versión de bolsillo de la editorial Mestas Ediciones, el título en cuestión es Los Desterrados del autor Horacio Quiroga,  en su introducción el editor anota estos diez puntos que un buen cuentista, según el criterio del autor, debe seguir. Es necesario decir que para Horacio un cuento debe atraparte desde el inicio, despertando la curiosidad hasta llegar a un gran final, inesperado y en la medida de lo posible, de frases cortas.  Con la experiencia de la práctica, el cuento puede llegar a ser una joya literaria por derecho propio. Este decálogo reúne los fundamentos retóricos que un cuentista ha de tener en cuenta.


El Decálogo:

  1. Cree en el maestro.- Poe, Maupassant, Kipling, Chéjov, como en Dios mismo
  2. Cree que tu arte es una cima inaccesible. No sueñes en dominarla. Cuando puedas hacerlo lo conseguirás, sin saberlo tú mismo.
  3. Resiste cuanto puedas la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que cualquier otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia
  4. Ten fe ciega no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como tu pareja, dándole todo tu corazón.
  5. No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la misma importancia que las últimas.
  6. si quieres expresar con exactitud esta circunstancia: "desde el río soplaba un viento frío", no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarlo
  7. No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo.
  8. Toma los personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final, sin ver otra cosa que el camino que les trazaste. No te distraigas viendo tú lo que ellos no pueden o no les importa ver. No abuses del lector. Un cuento es una novela depurada de ripios. Ten eso por una verdad absoluta aunque no lo sea
  9. No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirlo tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino.
  10. No pienses en los amigos al escribir ni en la impresión que hará tu historia. Cuenta como si el relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida en el cuento. 

 

      Realmente que tan vigente será este decálogo para las actuales generaciones lectoras es difícil de determinar, considerando que los leyentes contemporáneos buscan un tipo de ficción mucho más explícitamente violento. También hay que considerar a la gran mayoría de personas aficionadas a la versión cinematográfica. Sin embargo, las cualidades válidas para un relato de calidad aún mantienen las siguientes metas a lograr:

  • Ser Breve
  • Tener unidad 
  • Ser enérgico
  • Estar siempre en construcción 
  • Tener una narrativa limpia
  • Un final sorpresivo

        

        Los cuentos en sí han cambiado, han evolucionado para ajustarse a generaciones mileniales, automatizadas y tecnológicamente más desarrolladas que sus predecesoras. La fantasía se mantiene como fuente de inspiración para la narrativa del cuento, pero ya no es la inocente manera de los abuelos, cuando el lenguaje era más recatado, siempre había un adulto que protegía, heroico o sabio y los malos eran dragones, brujas, ogros, etc.  Hoy los niños buscan el terror, la agresividad, por supuesto los adultos son malos, a veces torpes, cobardes o desinteresados, un reflejo de la sociedad moderna en la que ellos crecen. En ambas etapas generacionales del cuento, los niños son el centro de atención, pero el abordaje de los hechos ha cambiado abismalmente. Hoy en día los personajes de esos cuentos no solo asustan, también lastiman.  

        El perfecto cuentista deberá tomar esto en cuenta, si desea que los cuentos que produzca tengan el efecto que espera en sus lectores cada día más críticos y exigentes.




lunes, 27 de mayo de 2024

EL CANTO DEL PETREL DE MÁXIMO GORKI

 Sobre la literatura clásica, siempre vigente...

 Tomado de El canto del Petrel/Máximo Gorki

 

        Llevo tiempo leyendo un poco de todo, recientemente me he encontrado con un poema de Máximo Gorki que me ha gustado mucho. Este poema llamado El canto del Petrel (publicado en 1901) evoca una escena tan fuerte y poderosa que me es imposible no compartirla aquí. Espero que para ustedes sea igual de significativo.



Por encima del plateado océano el viento está reuniendo nubes tormentosas,

entre las nubes y el mar vuela orgulloso el petrel, como el surco de un rayo negro

 

Sus alas acarician las olas, entonces, asciende como una flecha cortando las nubes

y gritando con ferocidad, mientras las nubes sienten el éxtasis del ave en su valiente clamor

 

¡En ese grito resuena el ansia por la tempestad! Resuena la llama de su pasión, 

de su ira, de su confianza en el triunfo


Las gaviotas están gimiendo de terror, gimiendo y precipitándose sobre las aguas,

 con mucho ocultarían su temor en las oscuras profundidades del océano


Los somormujos también están gimiendo, no es para ellos el éxtasis 

indescriptible de la lucha: el estruendo de los truenos les asusta


Y los tontos pingüinos se encogen con timidez en las grietas de las rocas,

mientras que solo en Petrel vuela orgulloso y libre sobre el océano,

sobre la espuma de plata de las aguas


Cada vez más bajas, cada vez más negras, se hunden las nubes en el mar, 

y el canto de las olas crece y se levantan en su anhelo de encontrarse con el trueno


Retumba el trueno, las aguas luchan ferozmente contra el viento, que

enfurecido las agarra en un abrazo inquebrantable, lanzando la masa esmeralda

hasta hacerla añicos contra los acantilados


Como un relámpago negro, vuela y chilla en Petrel, atravesando 

las nubes tormentosas como una flecha, penetrando velozmente 

en la profundidad de las aguas

 

Él se lanza como un demonio, el demonio negro de la tempestad, a veces riendo,

a veces sollozando... riéndose de la tormenta y llorando de alegría

 

En el estruendo de los truenos, el sabio demonio escucha un susurro de 

agotamiento y sabe que la tormenta va a morir, que el sol saldrá triunfante, 

¡el sol siempre sale triunfante!


Las aguas rugen, los truenos retumban, furiosas llamaradas de luz caen 

sobre el océano hirviente y los dardos de fuego son capturados 

y extinguidos por las aguas, mientras los reflejos serpentinos, se retuercen, 

expiran, en la profundidad


¡Es la tormenta! ¡La tormenta se está desatando!


Aun el valiente Petrel vuela orgulloso entre los relámpagos, sobre el tremendo 

y embravecido océano, y su grito resuena exultante, como una profecía de triunfo:

¡Deja que se desate con toda su furia!



 



 

 



sábado, 18 de mayo de 2024

MI CUMPLEAÑOS NÚMERO 49

 Hoy es mi cumpleaños número 49, 49 años de vida, apenas lo puedo creer.  




        Happy Birthday to me!!!...  Hoy hace 49 años llegué a este mundo, mis condiciones de vida eran muy diferentes en ese entonces. Al no saber nada de nada, pues no hay mucho que contar de mis primeros años, salvo lo que ellos mismos me dijeron, mi historia como la conozco realmente inició en el primer grado escolar, yo era una de las únicas seis mujeres de mi salón, los demás eran muchachos. La vida un poco aislada de ese entorno rural montañés no dejaba mucho espacio para la vida social, la complicada relación familiar tampoco ayudaba, así mi desarrollo físico y emocional fue bastante dispar. A pesar de todo eso concreté la secundaria, luego me titulé como bachiller, no sin mucho esfuerzo, muy pocos recursos y ningún apoyo familiar. Lo que hice después realmente no vale la pena mencionar hasta el nacimiento de mis hijos. 

        Hoy tengo un título como Licenciada en Educación, un nieto en el jardín de niños y una nieta en camino, además tengo 24 años de relación con mi compañero de vida, un muy buen hombre que me ayudó a salir adelante, por a su generosidad mi vida es más que buena. Estas son razones de sobra para decir gracias, a él, a la vida que me lo presentó y sobre todo al de arriba. 

Gracias por estar y por ser.


domingo, 28 de abril de 2024

UN DÍA CUALQUIERA EN SAN JOSÉ

 Cuando puedo me gusta caminar en el parque local, así luce a las 6 a.m

 



 
 
Algo de la fauna local



 
Desde este árbol hay una gran vista de todo San José

 
 
Por supuesto la vista de san José












 

sábado, 27 de abril de 2024

LA FILOSOFÍA DESGASTADA DE HOY

 TEXTO N.º 4



        Definimos la buena filosofía como "El conjunto de conocimientos que orientan y organizan lo que entendemos por realidad". Es decir, que básicamente la filosofía está relacionada con el que hacer humano como tal. Esto es así desde que Platón y sus coetáneos vivieron, comieron y todo lo demás en este mundo. Con el paso del tiempo, sus palabras han sido la guía didáctica establecida para todo aquel que crea que puede filosofar. Desde el 300 y pico aC, hasta nuestros días, nuestro entendimiento sobre el tema es el mismo y lo definimos de la misma manera también. ¿Pero realmente, aún hacemos filosofía, todavía caben cavilaciones sobre un asunto que por exceso de uso está verdaderamente desgastado?

        Hoy en día, la filosofía no posee argumento novedoso, pues sus estudiosos, la mayoría decentemente versados en los sabios griegos del pasado, se han dedicado a repetir esos mismos discursos en sus propias letras, comparable a mi parecer con esa melodía popular que luego es secuestrada para repetirla a un ritmo diferente pero cantando la misma tonada. Cambiamos el nombre, la nacionalidad y hasta el sentido de esa música; sin embargo, el fondo es el mismo, ya fuere en términos alemanes, españoles, etc.

        ¿Y las voces femeninas?, a falta de propósito, es poco lo que sabemos sobre mujeres filósofas, mucho menos lo que se dice de sus elucubraciones filosóficas generales. No es de extrañar que seamos excluidas de este campo también, siendo ya excluidas de todos los demás, esto por supuesto solo ha hecho enardecer ese deseo de hacernos notar, de ser escuchadas, reconocidas como los individuos pensantes que ellos, los varones suelen temer.

        Talvez si buscamos otras culturas encontraremos nuevos argumentos que alimenten los ya tan aburridos y conocidos por el populacho general, quién sabe, talvez haya alguna filósofa desconocida esperando ser leída también.

        

lunes, 22 de abril de 2024

EL VALOR DE LOS LIBROS EN LA VIDA COTIDIANA

 


        Me gusta leer sobre las luchas de las grandes mentes del pasado, tal vez porque de algún modo mi vida a mi parecer monótona se llena de una luz especial cuando imagino que estuve allí. ¿Cómo  habría reaccionado yo en ese momento, qué habría hecho en su lugar? En el ir y venir de la aguja relojera voy asumiendo una identidad nueva cada vez que leo un libro distinto, entonces soy la heroína, el héroe o alguno de los villanos de la historia que tengo en mis manos. Siempre es alguien diferente, yo misma soy un personaje diferente cada vez. Dentro de mi sala, donde mi biblioteca cada vez más cargada de libros permanece, voy aconsejando, confabulando, haciendo y deshaciendo según me apetezca. Converso o discuto, río o lloro, no sé, no importa, mi mente se llena de pensamientos que no van a ningún lugar, que no cambiarán esa historia ni su final, verdaderamente no me importa, soy feliz sintiéndome parte de ella. 

        Es importante que en este punto hable un poco sobre la sobre posición de esa vida fantástica en la vida real: la primera me permite ser quien yo desee, verme e incluso poseer habilidades únicas; la segunda, por supuesto, es la real, la física, el ama de casa de casi cincuenta años que sentada frente a un ordenador fantasea con seres y misiones de otro mundo. 

        Si pensamos por un instante en el verdadero valor de los libros en la vida cotidiana de un hogar promedio, te diré que fuera de una buena distracción o como herramienta de estudio, su interés no suele ir más allá. Tristemente, la cantidad de personas que dedican al menos una hora del día a una lectura cualquiera es cada vez menor. Las amas de casa suelen preferir las novelas o el cine de acción, los hijos se van por los videojuegos y el padre por lo general (también hay mamás que son fanáticas futboleras), elegirán un partido aun cuando sea una repetición. La lectura como tal ya no es un hábito que se inculque, ni siquiera en los centros de estudio y el costo de mantener una biblioteca actualizada y personalizada les aseguro por experiencia propia es bastante restrictivo para muchos mortales, esto a pesar de las ediciones de bolsillo y las cuidadas ediciones comerciales que se venden a bajo costo en librerías y supermercados. Aun así, al revisar las estadísticas de la economía general nos encontramos con la sorpresa de estar ante uno de los mercados más abarrotados y competitivos que existe. 

        Es curioso que en la actualidad la cultura general pueda estar tan al alcance y al mismo tiempo haya dejado de ser lo que debía. Tenemos arte, pero con franca honestidad realmente no parece arte en lo absoluto, tenemos libros disponibles, sin embargo, su lectura no es capaz de enriquecernos como debería. Podemos acceder a las aulas de estudio, las grandes y pequeñas bibliotecas, las facilidades están. Tenemos todo para formar una civilización encauzada hacia un mejor futuro, pero cada vez más distante por el grado de burocracia y de corrupción que ha socavado como un cáncer cualquier buena oportunidad de mejoría.

                





domingo, 3 de marzo de 2024

RETO DE ESCRITURA MES DE MARZO

 Relato número cuatro...



        La primera carta de amor que escribí...

  

       La primera carta de amor que escribí fue para mi mejor amigo, no tenía más de tres líneas, sin embargo, desde mi infantil perspectiva de seis años de edad, eran lo suficientemente elocuentes. He escrito muchas cartas desde entonces, pero ninguna tan sincera como aquella. 

        Los años han transcurrido dejando atrás mi adolescencia y mis primeros años como adulta joven, con el tiempo, otros amores me han enseñado lo necesario para llevar una relación con bastante éxito, pero el recuerdo de ese niño y mi primera carta de amor me persigue con mayor fuerza últimamente. Su cabello rizado, su piel algo aceitunada y su sonrisa desdentada me recuerdan lo inocentemente feliz que era. Que puede importar el mundo entero cuando tu realidad está limitada a tu salón de clases y tu tiempo de recreo.  

        Tras la graduación de primaria, nuestros caminos se separaron, siguiendo cada uno las directrices establecidas por las autoridades paternas, la vida ha seguido su rumbo, dejando a cada quien en un sitio definido por la suerte. Supe que estudió derecho, es aceptablemente exitoso con una oficina propia en el centro de la capital, yo me convertí en maestra y poco después seguí una carrera como artista plástica, exponiendo eso sí en un par de galerías de alto nivel. Él se casó, yo permanecí soltera, él tuvo un par de niños, yo preferí la compañía de una mascota robot. Él tiene una casa cómoda en un barrio de clase media, yo alquilé un piso completo en un edificio de apartamentos, luego lo adquirí y remodelé hasta convertirlo en una especie de chalet urbano, donde trabajo en mi arte y mis clases simultáneamente.  

        La vida ha seguido rodando y llevándonos por delante, hemos cambiado mucho, pero esas primeras letras siempre estarán ahí, como un lazo irrompible en la memoria de nuestras vidas.


martes, 27 de febrero de 2024

RETO ESCRITURA MES DE FEBRERO

 Relato número dos...


            Los panes de la tienda de la esquina...



           Don Amador ha sido panadero desde que recuerda, aprendió de su tío y su abuelo cuando era muy joven para entender la vida. Han pasado muchos años, ha amasado, cernido, horneado todos los días, sin cambiar ni un minuto de su rutina. Don Amador es un hombre ya entrado en años de viejo, pinta canas grises en sus sienes con una prominente calvicie desde la frente hasta la coronilla. Es un hombre ya barrigudo, de sonrisa ligera y palabra amable. Don Amador no ha hecho otra cosa en su vida, nunca deseo hacer otra cosa hasta que un día una llamada cambió su rutina por completo. 

        Desde el otro lado del teléfono, la voz de su hermano le comunicó la muerte inesperada de su padre; era ya un hombre muy anciano, arrepentido por muchas de las decisiones que tomó en su vida, la más dolorosa fue la de entregárselo a su abuelo para que este lo cuidara cuando su madre murió. Era tan pequeño en ese entonces que no tuvo más opción, su cuñada podría atenderlo mientras era un bebe, debieron devolverlo al cumplir los siete años, pero su hermano y su esposa ya no pudieron separarse de él y él los quería como padres. Ahora ya adulto, sin más familia viva que su hermano, muchas cosas se removieron en su memoria.  

        ¿Qué hacer, asistir a ese funeral?, pero, ¿quién atendería la tienda? Su padre no lo abandonó por gusto o por falta de amor, simplemente fue un hombre de campo que no podía atenderlo de bebe, con el tiempo sus tíos y su abuelo eran la familia que conocía y no quería nada más que eso, eso y hornear pan como le enseñaron. En fin, si salía muy temprano y regresaba al atardecer, podría cerrar solo por un día. Si eso haría y sería todo. ¿Cuántas ideas se han formulado en su cabeza desde la llamada?, saludar a su hermano, asegurarle que no necesita nada de la vieja casa de campo, que es feliz con su panadería. Regresar pronto a lo que conoce mejor que nadie, su horno. Un abrazo fraternal sería todo y después nada más. 

        A las tres y treinta de la mañana tomó el viejo tren a Alajuela desde San José, un trayecto corto, de solo tres horas. Luego un taxi hasta Los Girasoles, la pequeña finca familiar ubicada en el Cerro Miravalles. Al llegar se encontró con la sorpresa de tener dos nietos de edad escolar, un sobrino en sus veintitantos, un hermano que pintaba barbas de viejo y cabello de plata. Su cuñada era de su edad, más o menos, algo regordeta, mal encarada pero amable. Enterraron a su padre al medio día, comieron algo ligero con un buen café de campo. Todo fue tranquilo, la conversación sobre las disposiciones del padre fueron plenamente aceptadas. Recibió el dinero que le dejó como un regalo que podría usar en comprar un horno nuevo y mejorar los aparadores de la panadería. Su hermano le agradeció que no peleara la tierra. 

            Don Amador regresó esa noche a San José, tomando el último tren a la capital. Al día siguiente una de sus clientas habituales le agradeció su regreso, nadie quería estar un día sin los panes de la tienda de la esquina, sus panes, su tienda, su vida.





lunes, 19 de febrero de 2024

SIN RASTRO

 

 


 

 

 Sin rastro

En algún lugar de San José, Costa Rica

       El oficial Rojas entró en la casa con su arma reglamentaria en mano, su compañero de apellido Zúñiga iba tras él, atentos a cualquier ruido o movimiento. 

        La vivienda fue levantada en una vieja urba, una de las primeras en el cantón. Eso fue cuando el gobierno se preocupaba por la gente, eran otros tiempos.  Era en general una casa sencilla, con dos ventanas frontales, una lateral y otra trasera. Construida a medias en madera y cemento, lucía en buenas condiciones, aunque era obvio que sus ocupantes vivían al día. Un pequeño gato pardo se acurrucó sobre el cuerpo, tendido a medias entre el suelo y un sofá de dos plazas color verbena aterciopelada. Su compañero, con tantos años más de experiencia, permanecía inmóvil unos pasos atrás. En cuanto pudo moverse, revisó rápidamente los dos pequeños dormitorios, ambos desordenados, el baño y la cocina eran visibles desde la sala. Atrás el pequeño patio mostraba la ropa tendida, una pileta enchapada y algo de césped mal cortado. 

       Los oficiales llamaron por sus radios, pidiendo, según su protocolo, al equipo de investigación forense del organismo de Investigación Judicial. Quince minutos después, dos camionetas oficiales aparcaban junto a la patrulla. El hombre de edad avanzada presentaba una herida abierta y muchos golpes, había luchado por su vida. Pronto el equipo de hombres blancos revisaban el lugar, recogían las evidencias y al fallecido que ya presentaba los espasmos del rigor. Testigos de la zona alertaron de un segundo cuerpo a pocas calles, un hombre de mediana edad se había desangrado mientras trataba de huir de la casa. Las pesquisas siempre incluyen testimonios de conocidos, rastros y cualquier evidencia útil, pero en este caso, apenas si había rastros que seguir.

    En algún lugar de Cartago

        Una casa de dos plantas, con pisos de terrazo y balcones en las habitaciones superiores, parecía normal desde afuera, en su interior dos hombres hablaban quedamente para no ser oídos. Las muertes de los dos intermediarios fueron inevitables, es lo que pasa cuando traficas con drogas y quieres apoderarte de todo. Pronto su cartel será el más temido del país, entonces nadie podrá detenerlos.

 

 

ARMONIA DE COLOR EN LANA

 El Arte Textil como medio de expresión sensorial                Recientemente, me he encontrado cada vez más inclinada hacia el Arte Textil...