martes, 23 de enero de 2024

RETO ESCRITURA MES DE ENERO

 El primer relato del año



            Había una vez un vampiro...

 


 

 

        Largos años han pasado desde que el guerrero, temeroso de su propia muerte, hiciera un pacto con una criatura de la oscuridad. En aquel acuerdo, la criatura le permitió al guerrero seguir en la tierra poseyendo otros cuerpos, de esta manera no estaría atado a su cuerpo mortal. Para mantenerse debía alimentarse de sangre cada cierto tiempo; cuando su cuerpo se deteriora por la muerte, debía buscar uno nuevo para habitar. De esta forma, él podría permanecer en la tierra como un vampiro. El tiempo ha pasado, años y siglos deambulando de un lado a otro como alma errante, sin vivir o morir del todo. Así inicia esta historia, con un Había una vez un vampiro llamado Ar vid, nacido en el  650 A.C., en las lejanas montañas del norte de lo que hoy llamamos Europa.

         Hacia el año 1230 un joven salió de su pequeña casa en busca de su padre, quien había salido a buscar madera seca para preparar la carne del animal que habían cazado ese mismo día. Su madre, una mujer regordeta y sonriente, destazaba el animal con gran facilidad, mientras sus hermanos y hermana se ocupaban de ayudarla. Todo era útil, la piel, los huesos, la carne, incluso las entrañas tenían su lugar. La familia vivía en un claro, a la orilla de un frondoso bosque. Su casa era una edificación circular, donde un solo espacio servía para todo. Su vida era simple, la caza y algo de agricultura los mantenían alimentados sin mayor problema. La madre, al ver que su marido no volvía, pidió a su hijo mayor ir a buscarlo, temiendo que hubiese tenido algún desafortunado percance y no pudiese pedir ayuda. El joven obedientemente buscó en el bosque, cerca del camino y a las orillas del río, no había rastro del hombre mayor, era como si la tierra lo hubiese tragado, el padre simplemente no se hallaba en ninguna parte. 

        Mientras regresaba a su casa, fue recogiendo algunas ramas secas para el fuego, al llegar al claro donde vivían sintió algo distinto en el aire. Al entrar en la casa todo estaba en silencio, llamó a su madre, pero no obtuvo respuesta, llamó a sus dos hermanos, tampoco le respondieron, por último llamó a su hermana, solo escuchó un gemido casi apagado como respuesta. Algo estaba mal, lo podía sentir, entonces una figura se dejó notar en el centro de la casa, podía verla desde la puerta destrozada, colgante de solo una de las bisagras improvisadas con maderos, bisagras que solían mantener la puerta en su sitio. La oscuridad del interior lo hizo temblar por un momento, ¿dónde estaba su familia, por qué nadie respondía?

        Tragando su propia saliva, decidió entrar a su casa esperando ver algo en el interior, pero la oscuridad era casi total. En el suelo, amontonados en un rincón, los cuerpos de su familia yacían inmóviles, también su padre estaba ahí. La figura se movió al otro lado de la única estancia, lo miraba fijamente, esperando que él hiciera algo, un movimiento, un sonido, cualquier cosa. El joven, que era casi un hombre, miró fijamente a la figura, obstaculizando con su cuerpo la puerta, evitándole así la huida. Entonces la pelea inició, la figura trató de zarpar su cuello, el joven fue ágil evadiendo la garra por bastante espacio, también era fuerte, logrando dominar a su contrincante, sujetándolo contra el suelo gracias a su peso.  

        En ese instante la figura se convirtió en humo, rodeándolo por completo. La mente del joven se desvaneció sobre el cuerpo putrefacto de un hombre desconocido. Un rato más tarde despertó justo en medio de la casa, pero no reconocía nada, nada era familiar, se levantó del piso con la sensación de asco sobre su piel nueva. En el rincón de la casa los cuerpos desangrados de su última comida permanecían inertes, allí lanzó el cadáver que ya no necesitaba. Afuera la luz de la mañana casi llegaba, debía dormir, necesitaba dormir un poco más. Rindiéndose a la fatiga, se acomodó en el catre que la familia usaba como cama común.

        Casi al anochecer despertó nuevamente, sintiéndose revitalizado, casi indestructible, su nuevo portador era mucho más de lo que parecía a simple vista. Le sorprendió que pudiese hacerle frente siendo un simple humano. Sin embargo, no quiso meditar sobre el tema, ahora tenía un portador nuevo, podría durarle más que unos meses, este era especial. Salió de la vivienda cuando la oscuridad casi era noche, se alejó sin pensar en nada más, en nadie más. Estaba dispuesto a probar ese nuevo cuerpo que parecía único. En la casa, a oscuras y silenciosa, la joven casi adolescente se movía poco a poco, tratando de salir del montón de cuerpos. Como pudo, se acercó a un estante donde unos potes de barro cocido se mantenían secos y protegidos, conteniendo hierbas que su madre cuidaba con mucho recelo. Arrojó algunas al espacio donde cocinaban, con un movimiento de sus deditos debilitados, una minúscula llama las hizo chascar apenas audiblemente. Unos minutos más tarde, una anciana llegó hasta la vivienda, vio a la niña tirada, vio lo que quedaba de su hijo, su mujer y sus dos nietos. Sabía qué había pasado, era obvio que un vampiro los convirtió en su presa y ahora solo podía llevarse a su nieta a un lugar seguro. Quemó lo que quedaba y se marchó tan rápido como había llegado.

 

 


 

lunes, 22 de enero de 2024

PORQUE ESCRIBIMOS

 Las razones de un escritor... ¿Las necesita?

 

     

       Por muchos años, escribir ha sido el medio por excelencia para expresar todas esas cosas que se me atoran en el corazón. Hoy escuchando un podcast titulado "Mientras no escribo", me he puesto a meditar en las razones para escribir, al menos las mías, francamente sin buscar ser grosera con nadie, considero que no las necesito. Por qué debería justificar la simple acción de plasmar en un medio físico o digital una idea, cita o cualquier otra cosa.  

        La escritura, como bien dice la grabación, me hace sentir bien, cumple con un propósito personal que para mí es vital. La escritura me permite purgar esos demonios que hablan sin parar en mi cabeza, libera esas ideas e historias que corren despavoridas sobre la hoja en limpio, tratando de llenarla con sus huellas. Cuando escribo el dolor se desvanece, la sensación de libertad y calma se hace más palpable. Cuando escribo puedo ser quien quiera, no importa, porque soy completamente libre. Aunque suena un poco extraño, cuando escribo me siento poderosa, única, invencible. Por qué entonces necesitaría justificarme de algún modo, no necesito hacerlo y no lo hago. 

        Al escribir esta nota, realmente no tenía una idea clara de lo que iba a colocar, simplemente quería golpear mi teclado con cualquier palabra, luego empecé a dibujar letras continuadas una tras otra, formando frases que unidas a otras llevan lo que lees ahora en tu monitor. Quiero escribir porque me gusta, me ha gustado siempre y mientras pueda hacerlo seguiré escribiendo. 



sábado, 20 de enero de 2024

PORQUE LEEMOS

 Cuánto recuerdas de lo que lees...

 

 


*Es un hecho comprobado que la lectura es el mejor medio para retrasar el deterioro neuronal*


            Esta pregunta me surge de una lectura que hice en Facebook, sobre un alumno que se cuestiona la razón de la lectura después de caer en cuenta que no recuerda la mayor parte de lo que ha leído. Meditando un poco en la respuesta más apropiada a dicha cuestión, estoy segura del valor real de la lectura en general. El propósito de la lectura no es quedarse en tu memoria, su propósito va más allá de eso. La lectura debe cambiar tu mentalidad, fortalecer tu capacidad de entendimiento del mundo y sustituir tu violencia innata por una conducta más sobria y asertiva dentro de tu entorno. La lectura libera tu mente de la negatividad, te permite discernir en cada situación según tus opciones presentes en ese momento determinado, escogiendo así el mejor camino posible. 

            La lectura constante abre miles de oportunidades de superación personal y económica, además modifica tu visión general de la vida. Una persona que lee aprende a comunicarse, a defenderse cuando es necesario, a contraatacar sin perder de vista la razón de ese ataque. Leer es el rasgo humano más determinante dentro de una civilización que avanza, una civilización con futuro. Leer es cultura. 

 


 

           




jueves, 18 de enero de 2024

RITUALES EN LA CIUDAD

 Qué pasa cuando no tienes un jardín o bosque donde conectarte...

 

 

         Bruja Urbana vive en la ciudad, literalmente rodeada de cemento, hormigón y vidrio; entonces cómo puede esta brujita conectarse con su lado "ancestral" si está tan atrapada por el bullicio citadino en todo momento. Esta situación puede llegar a ser muy frustrante. Lo que poco se toma en cuenta es que los elementos siempre nos rodean, ya no de la misma, directa y mundana manera, pero ahí están. Los puntos cardinales no desaparecen solo porque hay un edificio de varios pisos de altura por delante de ti, la luna seguirá realizando el mismo ciclo en tu calendario. Es cuestión de cambiar el enfoque de tu ritual, ajustando la forma en que representas esos elementos, puedes encontrar la vía más adecuada para conectarte con tu lado natural. Hay por supuesto aspectos que debes considerar entre los que está la manera de disponer de las ofrendas y para los que utilizan los altares, el modo de crearlo según el espacio disponible. Con los años, una puede llegar a ser muy efectiva con muy poco, ya sabes, la necesidad te obliga a ser creativa. 

       Otro de los puntos a considerar es la adquisición económica, al vivir en una ciudad el dinero siempre será el referente de cualquier cosa por realizar. Conocer donde conseguir lo que necesitas puede ayudarte mucho en tu práctica general. Los supermercados y los mercados son los sitios por excelencia para encontrar esos ingredientes necesarios, también puedes si es posible recurrir a mercados virtuales, aunque no soy partidaria de esta opción porque no sabes con qué te vas a encontrar. Crea tus herramientas fácilmente sin la dificultad de ser picada por algún insecto o por alguna reacción alérgica inesperada, busca aquellos objetos que pueden ser usados efectivamente para tus tiempos de magia y decóralos a tu gusto. Todo es posible cuando hay un propósito firme de conseguirlo. 






martes, 9 de enero de 2024

UN AGRADECIMIENTO AL AÑO QUE RECIÉN TERMINÓ

         


 

         El año 2023 ha terminado, fiestas y tiempo libre han dejado su lugar a nuevas jornadas, rutinas, obligaciones y proyectos. Como todos los demás, cada año hago una lista de propósitos por cumplir, pero, este año estoy decidida a completar cinco de los diez puntos anotados en ella como mínimo, de ahí que intencionalmente muchos de ellos lleven la palabra Concluir  justo al inicio. Además de esos puntos  hay cosas que deso aprender y alguna por iniciar. 

        Será que este año se hará posible colocar un Logrado junto a cada propósito. Bueno esa es mi intención, tal vez con algo de disciplina y empeño esto sea posible. 



 

       


jueves, 4 de enero de 2024

PRIMERA ENTRADA DEL AÑO

 Nuevos propósitos, nuevos comienzos




        Inicia el año, arrancando como generalmente lo hace, con listas de propósitos de año nuevo, retos literarios y nuevos proyectos personales. Como todos he dejado algunas cosas inconclusas el año anterior, espero terminarlas en este.  Por ahora voy a colocar aquí mis retos de lectura y escritura para este 2024, los iré publicando conforme los vaya cumpliendo mes a mes.






Los libros que he seleccionado son:

Enero: Juan Salvador Gaviota de Richard Bach, publicado originalmente en 1970

Febrero: Palabras como Espadas de Emily Dickinson

Marzo: El Guardian del Centeno de J:D: Salinger

Abril: Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer, escogido por mi marido

Mayo: Narrativa de Carmen Lyra, Relatos Escogidos

Junio: Historias de Shakespeare de la Biblioteca Araluce

Julio: Doce Cuentos Peregrinos de Gabriel García Márquez, ganador del nobel en 1982

Agosto: La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson

Septiembre: La Democracia de Costa Rica ante el siglo 21 de José Rovira Mas (en revisión)

Octubre: Mis confesiones de Máximo Gorki

Noviembre: El domador de pulgas de Max Jiménez

Diciembre: Canción de Navidad de Charles Dickens


ARMONIA DE COLOR EN LANA

 El Arte Textil como medio de expresión sensorial                Recientemente, me he encontrado cada vez más inclinada hacia el Arte Textil...